COMO UNA OLA

La cualidad del agua es el fluir, el impulso, el empuje, la vida que surge sin planear, espontaneidad

renovación y vida.

¡UN PASO ADELANTE ….IMPLICA A VECES UN ADIOS A ALGO QUE DEJAMOS ATRÁS, quedarnos en el pasado nos paraliza..

PODEMOS ELEGIR Y CAMBIAR EL CURSO DE NUESTRAS VIDAS CON FUERZA, VALENTIA Y CORAZÓN

Si nos quedamos  en la libertad de elegir como concepto, estado utópico o deseo, y se nos olvida que realmente tenemos la capacidad y la oportunidad, en cada instante de decir SI o NO, nos estamos perdiendo la oportunidad de  decidir y tomar responsabilidad y partido en nuestras vidas.

Por sentimientos de culpa, de dejadez hacia el propio ser y sentir, y /o por sensación de obligatoriedad o deber, en la mayoría de los casos,  nos quedamos junto a personas, situaciones y estados que no nos hacen bien, y que muy, muy en el fondo de nuestra alma, sabemos que no están en nuestro camino.

Nos las/los echamos a la espalda y dejamos de sentir el gran lastre que supone en nuestro caminar, que lo enlentece y lo obstaculiza, y que nos impide seguir el curso vital personal.

A veces, muchas veces es necesario LIMPIAR, SOLTAR, DEJAR SIN TEMOR  LO QUE  YA NO NOS SIRVE y abrirnos a lo novedoso, a lo que la vida nos trae, en su constante ir y venir, como las olas del MAR, como el MAR. Y decir ADIOS, con amor y con el corazón abierto para recoger los sentimientos que vengan, en ésa despedida.

La renovación es necesaria en el proceso de la vida, los árboles y ramas caídas, enriquecen el suelo, sobre el que luego sustentará a nuevas raíces. La vida es cambio, movimiento, apertura y espontaneidad.

Agarrarnos a lo que nos hace daño, por miedo a sentir VACÍO, nos aleja de poder  vivir lo nuevo que la vida nos ofrece…

En éste tiempo de calor, de verano ardiente, invito a dejarnos renovar, refrescar y limpiar nuestro cuerpo y también nuestro ser, dejar que esos baños en el río, en el mar, en lagos, rejuvenezcan y depuren no sólo nuestra piel, sino que lo dejemos calar hasta los huesos y limpie y renueve también nuestra alma.

En éste tiempo de calor, de verano ardiente, invito a dejarnos renovar, refrescar y limpiar nuestro cuerpo y también nuestro ser, dejar que esos baños en el río, en el mar, en lagos, rejuvenezcan y depuren no sólo nuestra piel, sino que lo dejemos calar hasta los huesos y limpie y renueve también nuestra alma.

Y al contemplar también las olas del mar, o el fluir de la corriente de un río, tengamos presente esa fuerza del agua de empujar e ir hacia delante, con impulso, brío y decisión. Darnos cuenta que  es el fluir de la vida que no para, si dejamos de empujar, si dejamos de contenerlo, la vida fluye.

MOMENTOS PARA LIMPIAR, DEJARSE DEPURAR Y SOLTAR

ESPACIOS PARA SENTIR LA FUERZA  DEL MOVIMIENTO DEL FLUIR DEL RÍO Y DEL MAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *