BOTELLAS CON MENSAJES EN EL MAR

Me gustaría abrir ésta reflexión con un poema de Pablo Cuevas, un excelente escritor a mi juicio, con mucha sensibilidad y fuerza en sus palabras. Es también cercano, porque es familia y lo conozco desde hace años en variadas circunstancias y que una nochebuena quiso compartir éstos pequeños versos conmigo, los cuales me inspiraron en ése momento y en otros tantos después, y que dice tal que así:

NO SE ELIGE NACER

La Infancia se pasa jugando,

En la Adolescencia se empieza a intuir algo

La Juventud se enfrenta a ella.

La Madurez la contiene,

y la Vejez la domina cuando puede

La existencia siempre en la cara.

Estas palabras me han hecho pensar y poner en contacto, con ésas etapas en las que la vida se nos pone de cara – sentimos el viento frío en la piel y notamos muy dentro de nosotros, a veces como un pálpito, el que se aproximan tiempos de cambio– . Creo que es de todos/as vivenciado el hecho de que aunque pongamos mucho interés en que las cosas y los planes vitales salgan bien y a merced de nuestros deseos, existe una fuerza mayor, a la que no podemos dominar o dirigir, y que nos lleva a veces por senderos que no elegimos – de hecho cómo dice el título de éste poema, no elegimos ni siquiera el nacer – .

Son o suelen ser, desde mi punto de vista momentos de cambio, en los que el curso de la vida nos lleva a un giro en la dirección, y la INCERTIDUMBRE nos acompaña en muchos momentos.

Cuando ocurren éstos vaivenes y turbulencias , que rompen el curso regular del día a día, al que nuestra mente y nuestro cuerpo se acostumbra, también suceden CAMBIOS . Suelen ser cambios a nivel fisiológico, mental y emocional- se disparan las señales de alerta y nos preparamos para afrontar momentos difíciles.

A menudo sentimos MIEDO ante lo que pueda pasar, nos anticipamos a lo que pueda ocurrir, -y aquí hay que tener especial cuidado y atención-, porque puede suceder que en nuestra mente empezamos a pintar un escenario oscuro y negativo, en vez de pensar que las cosas van a ir bien, o que pase lo que pase será lo mejor. Parece que hay una tendencia a salirnos del presente, y enfocar nuestra atención en lo que va a suceder en los próximos días o semanas o incluso meses, y además pintamos ése futuro de gris, éstos es algo así llamado ANSIEDAD…

En el cuerpo, quizás sentimos más tensión en la zona de la cabeza, los hombros y el cuello. La respiración suele ser más rápida y más superficial, y la zona del pecho está más contraída y más dura al tacto y la sensación es como de estar cerrados. El corazón también a veces sube su ritmo de latidos y se empieza a encoger y volverse pequeñito. Las rodillas se tensan, dando la sensación de que no tocamos del todo el suelo. Hay una dificultad en el dejarnos caer, y confiar, y tendemos a tensarnos, a contraernos y nos cuesta el contacto con los demás, aunque en el fondo sea lo que más estamos deseando: una caricia, una mirada de amor o un hombro sobre el que dejarnos caer….

¿Qué pasa con ésto?..¿Cómo podemos hacer de la INCERTIDUMBRE y el desasosiego unos alíados y compañeros/as de camino que nos sirva para bien, en vez de algo que esquivar y a lo que tenemos que enfrentarnos?

En éste breve artículo, me gustaría lanzar algunas botellas con mensajes a la mar, a las aguas de cada uno/a, para que por si a alguno/a le llega alguna, le sirvan de rescate y de aliento o de salvavidas, en el caso de que éstas se vuelvan bravas, tormentosas y difíciles de navegar…

El primer mensaje que lanzo y más importante es recordar, que hay algo esencial que SI PODEMOS ELEGIR, y éso es nuestra actitud. Podemos hacer de la situación una tragedia, o verla como una oportunidad y un desafío para madurar, para cambiar el rumbo de vida, y abrirnos a ella con creatividad, valor y optimismo, aceptando el reto que la vida nos pone por delante por una parte y por otra aceptando también nuestra pequeñez ante la grandeza y el poder de lo misterioso.

Joan Garriga, Psicólogo y fundador del Instituto Gestalt de Barcelona, nos habla de ésto en éste artículo, sobre la importancia del saber perder y rendirse al poder del curso y fluir de la vida:


Otro elemento importante a nuestra disposición es la CONFIANZA. Poco a poco y es natural de los ciclos de la vida, el pensar y sentir que siempre hay LUZ al final del túnel y que las cosas van encajando poco a poco. CONFÍAR Y ESCUCHAR EL VIENTO, y creer que después de la tormenta viene la calma, y que nos despertaremos distintos y probablemente en un lugar diferente, pero también probablemente más fuertes y confiados.

ABRAZAR y aceptar lo que vaya viniendo como parte de nuestro proceso vital, aunque sea de sabor amargo a veces, es también creo importante, y nos va a ayudar a colocarnos en una posición de estar más en PAZ con nosotros mismos y con lo de fuera, en vez de estar en la lucha y el rechazo.

Seguir con el CORAZÓN ABIERTO y motivados, seguir poniendo la energía en lo que nos hace VIBRAR Y SENTIRNOS VIVOS, lo que nos llena y nos motiva, eso no dejarlo a un lado.” A MAL TIEMPO BUENA CARA”, ¡¡ésto viene a veces muy bien!!

Y a nivel de LO CORPORAL, el salir y mirar al sol, a seguir paseando, moviendo el cuerpo, con las actividades que nos hagan sentir bien, como pasear, hacer ejercicio, BAILAR, montar en bici o ir al campo. Son cosas que nos hacen conectar con el momento presente y nos ayudan a DESCONECTAR DE LA CABEZA Y LOS pensamientos que nos preocupan. NOS LLEVAN AL PRESENTE…PRESENTE..PRESENTE.

En éste blog, se habla del poder de la Danza en Psicoterapia para reducir la ansiedad y llevarnos al presente:

y POR ÚLTIMO, aunque a veces nos cueste, y nos sintamos en la dificultad de compartir, acordarnos de que NO ESTAMOS SOLOS, y que siempre está la familia, los amigos, la comunidad, para que podamos apoyarnos, o expresar lo que nos preocupa.

Por eso ante la tormenta perfecta: AGARRA EL TIMÓN, ESCUCHA EL VIENTO, CONFÍA Y TEN ESPERANZA, que siempre habrá un puerto nuevo al que arribar. No elegimos nacer, pero una vez que estamos ya viviendo nuestra vida, podemos elegir el camino que nos lleva a la muerte de nuestro verdadero ser, de nuestra verdad , o dar un SÍ a la vida y a lo que nos mueve de verdad, pase lo que pase. LA EXISTENCIA SIEMPRE EN LA CARA, no nos podemos escapar, pero si vivir lo que nos toque vivir con agradecimiento, valor, aceptación y mucho amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *