PSICOLOGÍA: Una ciencia ABIERTA, CÁLIDA y (muy) NECESARIA

Derribar tabúes y acercarse a ella con naturalidad y sencillez, una asignatura pendiente aún para mucho/as

Estamos viviendo momentos muy difíciles, donde realmente se nos pone a prueba nuestra paciencia, resistencia y nuestra capacidad también de ser creativos y resolver los conflictos con alegría y positividad.

En éstos tiempos de incertidumbre, donde también sentimos que la tierra tiembla bajo nuestros pies, aparecen también miedos muy enraizados en nuestra historia personal: miedo a enfermar, a morir, a quedarnos sin ingresos, a perder seres queridos, en definitiva se nos mueve nuestra base de seguridad.

Creo que es importante, pararse y darse cuenta de lo que nos está pasando, y ver que la mayoría de las veces estamos basando nuestro temor en cosas que nos han pasado anteriormente, por ejemplo en la infancia, y que se han quedado grabadas y tememos que vuelvan a pasar. Pararse a ver ésto, poner los pies sobre la tierra y confiar, puede ser bueno para perder estos temores y ganar en fuerza y confianza para afrontar los momentos difíciles. La Psicoterapia está a nuestra disposición, para apoyar éstos aspectos de nuestras vidas.

Atrevernos a mirar ésos miedos, con la ayuda de éste apoyo, con alguien que nos acompañe y nos alumbre, puede ayudar a sanar muchas heridas, y empezar a tomar contacto con nuestro ser más verdadero.

Contactar y sacar a la luz nuestra parte más sana, más auténtica y más fuerte, que nos ayude a mirar a las cosas con más optimismo y valentía, y ser capaces de ir poco a poco dejando atrás nuestros miedos, es entonces una de las labores principales de la Psicología .

Madurar, crecer, pasar a hacer de nosotros/as mismos un verdadero hogar, cálido y acogedor, para que cuando lleguen los momentos duros, seamos capaz de acogernos en una hoguera de calor y buenas intenciones.

Y por último CREER EN LA CAPACIDAD DE LA VIDA, para llevarnos a puerto seguro, confiar en la capacidad humana, que tenemos todos de sanar, y con más base real y más confianza en el devenir de la vida, ésto es desde mi punto de vista una de las bases fundamentales de la Psicología Humanista.

Es momento de sacar a la Psicología de los laboratorios, de los experimentos y de las élites.

Es una ciencia humana, muy necesaria, y que todos/as en algún momentos de nuestra vida, podemos necesitar.

Ir a ver a un Psicólogo/ a no es tener problemas o estar loco, es por el contrario estar muy cuerdo al querer hacer cambios en tu vida, para estar mejor y más felices, y hacer también más felices a los que nos rodean.

Invito con ésta reflexión, a romper cánones y prejuicios, y a darnos cuenta que nuestra mente y nuestro corazón también necesitan atención, y buscarla. COMO LAS PLANTAS QUE BUSCAN LA LUZ, nosotros necesitamos que nos miren con amor, que nos aporten luz en nuestro camino, que nos escuchen sin juicios, que nos confronten, que nos mimen, que nos atiendan Es hora de empezar a mirar a la PSICOLOGÍA CON OTROS OJOS, y ya estamos tardando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *